¿Qué hace falta para hacer que una persona cambie sus zuecos después de 30 años? Un par de zapatos Michelin. Hablamos con Claude Bosi, el chef que tiene dos estrellas Michelin, sobre audacia y espíritu de equipo, sobre Bibendum y Michelin, sobre magia, color y luz. Y por supuesto sobre esos zapatos...

La vida de Claude Bosi y Michelin están inextricablemente unidas entre sí. Como francés que es, obviamente se crió con este especialista en neumáticos, editor de mapas y experto en gastronomía. Pero solo cuando se decidió dedicarse a la cocina, primero en Francia y luego en Inglaterra, la conexión se convirtió en algo duradero: le llueven las estrellas Michelin por todas partes. Sus dos restaurantes Hibiscus de Inglaterra lograron dos estrellas cada uno en un visto y no visto. Y desde 2016 lleva Bibendum**, que entre tanto también ha conseguido dos estrellas. El nombre del restaurante proviene de la famosa mascota Michelin. ¿Dónde se encuentra ese restaurante? Pues precisamente en la antigua sede principal de Michelin en Londres (Reino Unido).

Un lugar mágico
Bosi comenta: “El edificio es un lugar mágico. En cuanto entro en el restaurante, me siento como en casa.” Se construyó en 1911 y tiene un aura emblemática gracias a su diseño en estilo Art Decó y Art Nouveau. En su momento fue una oficina, un almacén para más de 30.000 neumáticos y un taller en el que se podían cambiar directamente los neumáticos. Hoy en día uno se encuentra en la planta baja un bar de ostras y encima está el restaurante para comer y cenar. El edificio tiene tres vidrieras enormes con la mascota Michelin. “Cada hora cambian los colores del restaurante. La luz del sol entra por tres lados distintos. El ambiente no me deja de hechizar constantemente."

Una combinación celestial
Como especialista en neumáticos, Michelin lo sabe todo sobre adherencia al pavimento. Esos conocimientos también los aplican para desarrollar suelas de zapato para deportes al aire libre. Por tanto, es lógico que Chaud Devant se dirigiera a Michelin para desarrollar un calzado para la cocina. Una combinación celestial, porque obviamente Michelin también lleva décadas en el mundo de los chefs y la comida exquisita. El resultado: el GT1pro Magister. O sea, el calzado Michelin. Disponible en modelos altos y bajos, en marrón y negro. Y sshhhhh, hay una edición especial en rojo: solo para los chef con tres estrellas.

¿Quién mejor que Claude Bosi para que sea nuestro embajador del calzado Michelin? Por supuesto, cuando hablamos con él, lo primero que queremos saber es qué tal anda con este calzado. "Es muy cómodo. Quizá no te lo creas, pero he estado andando con zuecos tradicionales franceses estos últimos 30 años. Fuertes, negros, de plástico, especiales para las cocinas profesionales. Nunca los cambiaría, me quedaban perfectos. Pero el momento fue ideal, porque la suela estaba empezando a agrietarse y necesitaba unos nuevos. En ese instante apareció el calzado Michelin. No había esperado ese confort, porque siempre he tenido un poco de miedo de que el calzado normal fuera demasiado plano. Pero me queda estupendamente bien. No se puede comparar con nada de lo que he visto hasta ahora para la cocina. La altura del calzado es perfecta y la suela proporciona un buen soporte. La calidad es fantástica. Ando todos los días con ellos." Y entonces añade: "Y esto lo digo no porque sea embajador. Y tampoco lo digo porque me guste Michelin. Lo digo como chef, como persona que se esfuerza todos los días por alcanzar la máxima calidad."

Un equipo valiente
Lo que ha venido a traer es calidad. El restaurante Bibendum ya tiene 30 años. Y en todos esos años no ha conseguido nunca una estrella Michelin. Hasta que llegó Bosi. Ya en su primer año consiguieron dos estrellas. “Para mí Michelin es sinónimo de calidad y es fantástico que te conozcan y reconozcan. Y también es estupendo para el negocio. Aunque siempre tengo claro la razón por la que hago esto: hacer feliz al cliente con lo que le servimos.” Las estrellas se ganan entre todos. "Servicio y cocina, siempre operamos como un solo equipo. Es un desafío todos los días cuando trabajas con diecisiete personas en la cocina." ¿Cómo consigues que funcione? "Se trata de que te atrevas a pedir ayuda. Eso requiere valentía. Si algo falla, no es un drama. Porque lo que tú no sabes, otro sí que lo sabe. O si tu sección no está trabajando a la perfección, otra estación se puede encargar de ello sin problemas. Quiero personas valientes en mi equipo. Porque solo avanzas si pides ayuda. Si creces como persona, todo el equipo crece."

Claude Bosi at Bibendum**
Michelin House, 81 Fulham Road, Chelsea Londres (Reino Unido)
www.bibendum.co.uk